Carrie Cai, investigador y bailarina

Foto de Carrie Cai
Hola, ¡soy Carrie Cai!

¿En qué trabajas?

Soy una estudiante de posgrado en ciencias de la computación en el MIT especializándome en interfaces humano-computadora para la enseñanza de idiomas y aprendizaje en línea. Dependiendo de dónde esté en el ciclo de investigación, generalmente estoy codificando sistemas interactivos y prototipos, intercambiando ideas sobre cómo ayudar a la gente a aprender idiomas o reuniendo y analizando datos.
El año pasado, aumenté Tetris con reconocimiento de voz para que los estudiantes puedan practicar hablando el vocabulario de una lengua extranjera mientras juegan Tetris. Para girar el bloque, el jugador primero debe decir la palabra correcta para la imagen en el bloque. ¡Puedes leer más aquí y ver una demostración en el siguiente video!
Ahora estoy explorando nuevas maneras de ayudar a la gente a aprender de manera informal al hacer uso del tiempo de espera de una persona en su día muy ocupado, como en una parada de autobús, durante las pausas comerciales, en medio de conversaciones estancadas, o durante las partes menos interesantes de un juego de fútbol. La esperanza es que, al darle a la gente elementos pequeños para aprender durante el tiempo que normalmente pasarían esperando de todos modos, el aprendizaje puede sentirse que consume menos tiempo y más integrado en el ritmo de la vida cotidiana.

¿Cómo aprendiste a programar?

Aprendí a programar hasta los 23 años, un buen tiempo después de la universidad. No tenía ningún interés en las computadoras y siempre había estado interesada en el comportamiento humano, así que en la universidad me especialicé en una combinación interdisciplinaria de psicología, lingüística y educación. En mi primer trabajo fuera de la universidad trabajando en ventas y RH, me motivé a aprender programación cuando me encontré con frecuencia creando ideas, pero a menudo dependiendo de ingenieros o de otros equipos para implementar las funcionalidades o corregir los errores para mí. Eventualmente regresé a la escuela y pasé un año o algo así tomando cursos fundamentales de ciencias de la computación junto a estudiantes de licenciatura. Dentro de las primeras semanas, me enganché aprendiendo acerca de recursividad, y me sorprendí al descubrir lo similar que es la programación a resolver mini acertijos. A pesar de que no estaba inscrita en un programa de grado, resulta que simplemente estar en un campus universitario ¡puede abrir muchas puertas! No solo me uní a un proyecto de investigación en sistemas de diálogo para el aprendizaje de idiomas de la niñez, sino que también pude enseñar programación a otros estudiantes. Eventualmente solicité ingresar en programas de doctorado en ciencias de la computación y estaba emocionada de ser admitida dada mi experiencia limitada.
Mirando hacia atrás a mi primer día de cursos de CC a los 23 años de edad, recuerdo estar sentada en una salón lleno de estudiantes de primer año de licenciatura y sintiéndome totalmente intimidada por tener una terminal de Unix enfrente. A veces me preguntaba si estaba fuera de mí por cambiarme a CC. Afortunadamente, tuve el apoyo de mis compañeros que se metían en los proyectos y conjuntos de problemas conmigo, mis mentores que tomaron el riesgo conmigo con oportunidades puntuales, y mi familia que creyó que podía tener éxito incluso cuando cambié la dirección de mi carrera a medio camino.
Lo más gratificante acerca de aprender a programar es que todavía puedo renovar mis intereses anteriores en psicología y educación, pero ahora puedo también promulgar estas ideas a través de código, evaluar cómo inciden en el comportamiento humano ¡y compartirlas con los demás!

¿Qué haces cuando no estás programando?

Me encanta bailar de todas las maneras, especialmente en fusión. También disfruto improvisar tocar el piano solo por diversión. Como la presidenta de artes en mi dormitorio de posgrado este año, organicé una serie de eventos para que los estudiantes aprendan diferentes formas de arte de manera informal, desde improvisación teatral hasta bailar swing y pintura. Cuando no estoy programando o trabajando en investigación, generalmente estoy bailando o tomando un descanso de improvisación musical.
Carrie bailando
¡Bailando con listones!

¿Cuál es tu consejo para nuevos programadores?

¡Nunca es demasiado tarde para aprender a codificar! Pero deben saber que la codificación no es necesariamente el objetivo final, sino mas bien el medio.