Tiempo actual: 0:00Duración total:2:37
0 puntos de energía
Transcripción del video
El primer cifrado conocido (un cifrado por sustitución) fue usado por Julio César alrededor del año 58 AC. Ahora se conoce como el cifrado César. César cambió cada letra de sus órdenes militares para hacer que parecieran no tener significado por si el enemigo los interceptaba. Imagina que Alice y Bob deciden comunicarse usando el cifrado Cesár. Primero, necesitan ponerse de acuerdo por adelantado sobre el desplazamiento que se usará, por ejemplo, tres. Para cifrar el mensaje. Alice tendria que aplicar un desplazamiento de tres a cada letra en su mensaje original. Así, la A se convierte en D , la B en E, la C en F y y así sucesivamente. Este mensaje ilegible (o "cifrado") es enviado a Bob abiertamente. Entonces Bob simplemente resta el desplazamiento de tres a cada letra para poder leer el mensaje original. Increíblemente, este cifrado básico fue usado por líderes militares durante cientos de años después de Cesár. Película sobre Julio Cesár: " He luchado y vencido. Pero no he conquistado el espíritu del hombre, que es indomable." Sin embargo, una cerradura es tan fuerte como su punto más débil. Un destructor de cerraduras puede buscar fallas mecánicas o en su defecto, extraer información con el fin de restringir la combinación correcta. Los procesos para romper cerraduras y descifrar códigos son muy similares. La debilidad del cifrado César fue publicada 800 años después por un matemático árabe llamado 'Al-Kindi. El rompió el cifrado César usando una pista basada en una propiedad importante del lenguaje ej el que está escrito el mensaje. Si se examina el texto de cualquier libro y se cuenta la frecuencia de cada letra se encontrará un patrón bastante consistente. Por ejemplo, éstas son las frecuencias de las letras de Inglés. Se puede considerar como una huella dactilar del Inglés. Dejamos esta huella digital cuando nos comunicamos, sin darnos cuenta. Esta pista es una de las herramientas más valiosas para un descifrador de códigos. Para romper este cifrado, se cuentan las frecuencias de cada letra en el texto cifrado, y comprobar hasta qué punto la huella digital ha cambiado. Por ejemplo, si H es la letra mas numerosa en el mensaje cifrado, en lugar de E, entonces probablemente el desplazamiento es 3. Así que se invierte el desplazamiento con el fin de revelar el mensaje original. Esto se llama "análisis de frecuencia". Y fue un golpe a la seguridad del cifrado César.