If you're seeing this message, it means we're having trouble loading external resources on our website.

Si estás detrás de un filtro de páginas web, por favor asegúrate de que los dominios *.kastatic.org y *.kasandbox.org estén desbloqueados.

Contenido principal

Transcripción del video

En el último video hablamos del alto concepto para una atracción oscura. El próximo paso es desarrollar tu alto concepto pensando en la mayor cantidad de ideas concretas posibles sobre el contenido de la atracción. En Imagineering, llamamos este proceso de lluvia de ideas la fase de “blue sky”. En esta fase, la atracción aún es una idea en nuestra mente. Así que tratamos de ser lo más abierto posible al tomar esa idea y explorar cómo cobrará vida. Escuchemos más sobre el proceso “blue sky”. En realidad es un momento para soñar. Nos sentamos en un cuarto e inventamos ideas locas. Típicamente es un grupo de personas, un artista, e intercambiamos ideas entre nosotros y empezamos a hacer bocetos, y decidimos qué nos gusta y qué no. Puedes dibujarlos en papel. Puedes pintarlos. Puedes hacer un modelo en arcilla. O describirlas solo con palabras. Como soy una persona muy visual, me gusta verlo todo. Así que escriba las ideas en una pizarra blanca, o tenga una nota adhesiva donde poner todas las ideas, es una muy, muy buena forma de ver todas las ideas que vienen de diferentes personas y reunirlas en un solo lugar. Uno tiene que sacarse todas las ideas de la cabeza. No son reales hasta que están en algo tangible. Así que decimos todas estas ideas sin pensarlas mucho, para garantizar que todas las corazonadas que tenemos de lo que queremos ver en esa atracción en particular y en la tierra se capten y sean escuchadas. Eso nos permite evaluarlas juntos y ver cuales de ellas les gustan a más de una persona. Sentimos verdadera pasión por esto. La razón por la cual funciona tan bien es seguridad. Es un espacio seguro y un tiempo para explorar todas las direcciones que una historia puede tomar. Todas las direcciones que una atracción puede tomar. En algún momento tienes que enfocarte y encontrar una solución, pero yo creo que esas soluciones y direcciones realmente son influenciadas por la habilidad de explorar todas las diferentes direcciones y lo que podría ser. Una técnica que usamos para formular ideas para una atracción es hacernos la pregunta, "¿Qué si nosotros...?". Y hacemos esto una y otra vez. Una cosa fabulosa de esta etapa es que no tenemos que preocuparnos de toda la atracción o cómo vamos a construirla. Tenemos libertad para explorar distintas partes de la experiencia, como personajes, escenas y cualquier otra cosa que pensemos. Una de mis cosas favoritas de Imagineering es que nunca escuchas la palabra "pretender". No existe. Lo que sí sueles escuchar es la frase, "¿Qué si…?". ¿Qué si pudiéramos saltar a la luna? ¿Qué si pudiéramos contener la respiración bajo el agua para siempre? ¿Qué si pudiéramos... es un, "¿Qué si…?" Y, entonces pues, si pudieras hacerlo, entonces puedes hacer esto, puedes hacer esto y puedes hacer esto, lo cual es genial. Es como si los "qué si..." te abren caminos que crean oportunidades. Sabemos que en las caricaturas no hay leyes físicas, o son leyes físicas de las caricaturas. ¿Qué si le diéramos al visitante oportunidad de sentir que está en un espacio donde no existen las leyes físicas? En nuestros parques tenemos la habilidad de crear lugares donde puedes hacer cualquier cosa. Así que si pudieras hacer cualquier cosa, ¿qué harías? Otra parte importante de nuestro proceso de “blue sky” es crear el ambiente perfecto para nuestra lluvia de ideas. Todas las ideas son valiosas, aún si no se usan directa o inmediatamente. Quieres crear un ambiente donde la gente pueda sentirse libre para dar sus sugerencias porque en realidad no hay malas ideas o malas sugerencias. No hay ideas malas. No descartes ninguna idea; no hay tal cosa como una mala idea. Ni siquiera tenemos un término para descartar ideas, siempre están en el estante. Incluso una idea absurda, y que nunca se podría construir, y a nadie le gusta, probablemente lleve a alguna otra idea que sí te va a gustar. Porque incluso las ideas locas, aunque no se usen, a menudo inspiran otras ideas. Lo que se convirtió en Seven Dwarfs Mine Train, nuestra montaña rusa que permite que el compartimento para visitantes se meza, se desarrolló como un demo de una tecnología totalmente independiente donde solo queríamos mostrar que esta experiencia podría ser interesante y divertida para los visitantes. A partir de ahí, vas a querer asegurarte de tener a la gente adecuada en el cuarto. ¿Qué quiero decir con eso? Pues, vas a querer tener un poco de diversidad. Pero vas a querer que esa diversidad sea diversidad de pensamiento. Personas con vivencias diferentes, con visiones diferentes. Si tienes dos personas que piensan igual, una probablemente no tiene que estar allí. La lluvia de ideas, a fin de cuentas, son sobre esa fricción creativa, y llevar una idea de un punto a otro que nunca esperabas. Sabemos que todos pensamos de manera distinta, tenemos personalidades diferentes. Yo soy introvertido y las lluvias de ideas son muy difíciles para mí. Me drena de energía el estar en un cuarto con muchas personas y compartir mis ideas, y sí, da miedo que tu trabajo sea juzgado, pero ese es el paso necesario para poder hacer algo. Yo he hecho un ejercicio donde le pido a la gente que escriba sus ideas en un pedazo de papel. Luego los hacemos una bola y los tiramos al otro lado del cuarto y la gente va y recoge un papel al azar. Ahora tienes una oportunidad para presentar la idea de otra persona. No tienes nada que perder. ¿Verdad? Y la puedes presentar, y compartirla, y esa es tan solo una oportunidad. No hay una única forma correcta de hacer “blue sky”. Creo que es importante que lo hagas a tu manera. Hay muchas reglas y libros y recomendaciones sobre las lluvias de ideas y creo que hay reglas generales que son muy útiles, como ser positivo, el “sí, y…”, siempre edificar sobre las ideas de otros, nunca desalentar a alguien. Y mientras más rápido puedas hacer algo real, aunque solo sea poniéndolo en papel, más pronto empezarás a hacer algo maravilloso. Las lluvias de ideas “blue sky” son un elemento clave de todo lo que creamos en Imagineering. Hasta nuestras atracciones más grandes pueden empezar con una oración en un papelito, o un dibujito en una servilleta. Te daremos la oportunidad de practicar una lluvia de ideas “blue sky” en el próximo ejercicio. Mientras haces el ejercicio, ten en mente algunas cosas. Trata de tener ideas sin preocuparte de cuán buenas son. Construye sobre las ideas de otros en vez de bloquearlas. Asegúrate de no descartar ninguna idea. Y, finalmente, no olvides que las mejores lluvias de ideas ocurren cuando te estás divirtiendo. Otro consejo para la lluvia de ideas es pensar en lo que quieres que tus visitantes sientan y experimenten, y tenerlo en mente durante la lluvia de ideas.