Cargando

Transcripción del video

Como ya hemos visto, el cese de los enfrentamientos, el fin de la Primera Guerra Mundial, tuvo lugar a finales de 1918. 1919 es el momento para negociar los términos de la paz, y esto tiene lugar en la Conferencia de Paz de París. A ella asistieron todos los representantes de las principales partes beligerantes, pero los términos de la paz fueron dictados por los vencedores. Las principales potencias vencedoras estaban lideradas por estos caballeros. Este es el primer ministro Lloyd George, del Reino Unido, Vittorio Orlando, de Italia, Georges Clemenceau, de Francia, y el presidente Woodrow Wilson, de Estados Unidos. Llegaron a la Conferencia de Paz de París con puntos de vista muy distintos sobre cómo debería ser la paz. Ya conocemos los Catorce Puntos de Wilson. Eran muy idealistas. Hablaban de hacer el mundo seguro para la democracia, de cómo la gente debería determinar su propio destino; de cómo debería haber autonomía, del fin de los imperios, del libre comercio y de la creación de una Sociedad de Naciones para evitar que hubiera otra Gran Guerra. El lado europeo no era tan idealista, sobre todo los franceses. Como podrás imaginar, Estados Unidos perdió muchos soldados en la Primera Guerra Mundial, pero los franceses perdieron una parte importante de sus varones adultos. El horrible frente occidental se peleó en su país, así que querían que Alemania pagara por lo que había ocurrido. Los términos de este tratado con Alemania, el Tratado de Versalles... —y es importante señalar que el Tratado de Versalles fue solo uno de los varios tratados que se firmaron en la Conferencia de Paz de París, pero tiende a recibir una mayor atención porque fue un tratado con Alemania— El Tratado de Versalles... mucha gente le echa la culpa de ser una de las causas de la Segunda Guerra Mundial, porque humilló a Alemania de manera tan inaceptable que permitió a un personaje como Hitler aparecer y llevar el país de nuevo a la guerra. El Tratado de Versalles fue el tratado con Alemania. Hubo otros tratados: con los austriacos y, dado que el Imperio austrohúngaro se había disgregado, con los húngaros; también con los otomanos, y aún más. El Tratado de Versalles fijó varias cosas. En primer lugar, de acuerdo con el razonamiento de los franceses, se atribuyó la culpa a Alemania. Se culpó a Alemania de haber iniciado la guerra. Dependiendo de cuál sea tu punto de vista, puedes pensar que fue algo bastante fuerte decir que Alemania fue responsable de la guerra. A finales de julio y principios de agosto de 1914, Alemania no tardó mucho en declararle la guerra a Rusia, luego a Francia y luego invadir Bélgica. Literalmente, fue cuestión de días. Quedaba claro que, para poder hacerlo, Alemania ya había empezado a movilizarse. Ansiaba hacer esto, y no necesitó una gran provocación. En realidad, en ese momento su acción se basó en la movilización rusa. Quienes sostienen que esto fue un poco fuerte, dirán que Alemania desempeñó un papel importante en la guerra, tal vez para intensificarla, pero no para comenzarla. Todo empezó con el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria-Hungría, el cual fue llevado a cabo por facciones serbias. Los austrohúngaros impusieron unas condiciones muy duras a los serbios: “Hagan justicia sobre los responsables inmediatamente, o si no les declararemos la guerra”. Al parecer querían declarar la guerra, y eso hicieron en julio de 1914. Pero los rusos no iban a permitir que eso fuera solo un pequeño conflicto regional, así que empezaron a movilizarse. Esto dio a los alemanes el pretexto para justificar sus invasiones, para empezar a actuar gracias a la oportunidad brindada por los austrohúngaros. Gran parte de la culpa se debió a otras circunstancias, pero el Tratado de Versalles se la achacó toda a Alemania. Así se justificaba el razonamiento de hacer pagar a Alemania por la guerra. Esto condujo a que Alemania tuviera que pagar indemnizaciones. Básicamente le dijeron: “Mira, Alemania, vas a tener que pagarles a las Potencias Aliadas todas sus pérdidas, especialmente las relacionadas con su economía, porque tú eres culpable de haber iniciado esta guerra”. Las indemnizaciones no solo fueron en papel moneda, sino también en oro y en recursos. Fueron indemnizaciones bastante tangibles. Es un asunto interesante porque, cuando la gente habla de estas indemnizaciones, suele mencionar que eran indemnizaciones invalidantes que hundieron la economía alemana. Y en realidad se trató de una cantidad importante. Se calcula que, en dólares actuales, fueron aproximadamente $400 mil millones de dólares del 2013. Es una cantidad muy elevada, pero no tan grande para una economía de tamaño razonable como la alemana. Sin embargo, la economía se encontraba en malas condiciones al término de la Primera Guerra Mundial. No queda claro si, por sí solo, este pago habría debilitado la economía alemana. Si pensamos que fue una causa de su hundimiento, resulta más humillante que generaciones de alemanes, muchas de ellas, 10, 20 o 30 años después... gente que no tuvo nada que ver con la Primera Guerra Mundial, siguiera pagando indemnizaciones a los Aliados. Entonces cabe preguntarse no solo sobre su impacto en la economía alemana, sino también sobre qué tan humillante resultó. Pero Alemania solo pagó indemnizaciones durante cerca de 10 años, y cubrió el equivalente de aproximadamente $60 mil millones de dólares actuales. $60 mil millones de dólares del 2013. Esto equivale a cerca de $5 mil millones de dólares de 1920. Además de las indemnizaciones, a los Aliados no les interesaba pelear otra guerra contra Alemania, aunque, irónicamente, al imponer términos tan duros en su tratado, pudieron haber provocado la Segunda Guerra Mundial, el ascenso de Hitler al poder. Como no querían tener otra guerra con Alemania, limitaron el ejército alemán a 100,000 hombres, el cual es un ejército muy pequeño, como hemos visto en muchas de las batallas. Hubo enfrentamientos donde participaron 400 mil o 500 mil hombres, así que esto era más como un cuerpo policial, no un verdadero ejército. No se les permitió tener submarinos, ni ningún tipo de equipo militar pesado, artillería, artillería pesada, aviones militares ni barcos de guerra de ningún tipo. En realidad se trataba de un ejército inútil. El objetivo era que no hubiera otra... Se tenía la esperanza de que no hubiera otra invasión alemana. Además, se despojó a Alemania de territorios. Territorios. Algunos de ellos directamente en Alemania. Polonia fue separada de lo que era el Imperio alemán. Esta es la nueva Polonia que surgió de la Conferencia de Paz de París. Como puedes ver, corta a Alemania en dos partes. Prusia oriental siguió siendo parte de Alemania, pero esta parte quedó a su suerte. Polonia fue separada, y Alemania perdió Alsacia y Lorena, que había conquistado en 1871, después de la guerra franco-prusiana. Es una región rica en minerales, y los franceses ansiaban recuperarla. Esa es una de las discutibles razones de por qué los alemanes querían atacar a Francia. Sabían que los franceses querían recuperar esta región en algún momento futuro. Por si fuera poco, Alemania perdió sus colonias. Alemania estaba lejos de ser un imperio tan importante como Gran Bretaña, o incluso Francia. De hecho era una nación relativamente nueva, formada en 1871, pero era un imperio. Poseía colonias en el sudoeste de África... (marco en colores oscuros). De hecho, tenía colonias en toda África. También tenía colonias en el Pacífico. Incluso tenía una colonia en China. Todo esto fue entregado a los Aliados. La idea principal del Tratado de Versalles (y la mayoría de los historiadores podría decirlo) era en realidad culpar a los alemanes. Ellos sintieron que era humillante, y se podría decir que eso condujo, en parte, al extremismo que se vería en la Alemania de las siguientes décadas. Ahora bien, la única victoria que Woodrow Wilson pudo obtener del Tratado de Versalles fue la creación de la Sociedad de Naciones, también conocida como la Liga de las Naciones. No deja de ser irónico que Estados Unidos no ratificó el Tratado de Versalles porque desconfiaba de ese tipo de organizaciones extranacionales. Tampoco estaba contenta con el reparto territorial, porque consideraba que solo se estaban transfiriendo territorios de un imperio a otro en lugar de darles autonomía. E.U.A. no fue uno de los signatarios. No firmó el tratado. No ratificó el Tratado de Versalles. Independientemente de eso, este tratado tuvo un enorme impacto al culpar a los alemanes. De igual manera, en la Conferencia de Paz de París, como ya hemos dicho, se firmaron varios tratados con las otras Potencias Centrales y algunos de sus aliados. No voy a entrar en detalles sobre lo que sucedió, especialmente con el Imperio otomano (eso merece otro video), pero el gran impacto sobre el Imperio austrohúngaro fue que dejó de ser un imperio. fue que dejó de ser un imperio. Fue dividido en varios países. Austria se convirtió en un país independiente. De hecho, en el Tratado de Versalles se prohibió a Alemania unificarse con Austria, un país de habla alemana. Hungría también se convirtió en una nación independiente, y surgió el nuevo Estado de Checoslovaquia. También surgió el nuevo Estado de Yugoslavia. Súbitamente, aquello que había desencadenado la Primera Guerra Mundial, el deseo de unificar este Estado eslavo del sur, se hizo realidad. Bosnia, Serbia, Croacia y Eslovenia surgieron de lo que había sido el Imperio austrohúngaro. Hubo una importante recomposición del mapa de Europa. Algunas de las nuevas naciones aquí, en Europa del Este, surgieron del antiguo Imperio ruso. Pudieron declararse independientes, y algunas tuvieron corta vida antes de convertirse en satélites o pasar a formar parte de la URSS. Pero tuvieron su breve independencia después de la caída del Imperio ruso. Así que el mapa de Europa cambió drásticamente debido a la Conferencia de Paz de París, al Tratado de Versalles, a la caída del Imperio ruso y a los otros tratados que fueron consecuencia de la Primera Guerra Mundial.