If you're seeing this message, it means we're having trouble loading external resources on our website.

Si estás detrás de un filtro de páginas web, por favor asegúrate de que los dominios *.kastatic.org y *.kasandbox.org estén desbloqueados.

Contenido principal

Transcripción del video

¡Ah! Los componentes básicos de  todos los seres vivos, las células.  Estos increíbles paquetes de organelos  y componentes subcelulares llevan a cabo   una serie de funciones en el cuerpo,  como tomar nutrientes, convertirlos en   energía y trabajar con otras células para  producir cosas que el cuerpo necesita. Básicamente, cada célula contiene en sí  misma su propia minifábrica con procesos   complejos que ocurren dentro de la célula  para llevar a cabo funciones específicas. Bien, cuando nos adentramos en la célula  para averiguar cómo se llevan a cabo estos   procesos celulares exactamente, uno de los  protagonistas principales es una clase de   macromoléculas biológicas  conocidas como proteínas. Las proteínas realizan muchas de las tareas  increíblemente importantes en la célula,   como proporcionar soporte estructural,  ayudar en las reacciones químicas   e incluso construir o reparar la célula.  Podemos imaginar a las proteínas como  una cadena de aminoácidos, parecidas a   las cuentas de una pulsera que se pliegan y se  enroscan en distintas formas tridimensionales. La estructura de una proteína junto con las  propiedades químicas de sus aminoácidos,   evidentemente, determinan su función. ​​¿Forma una esfera redonda y globular que puede  unirse e interactuar con otros compuestos? ¿O   se retuerce en hebras largas y estrechas  que pueden servir de soporte estructural? La enorme variedad de estructuras que  pueden tomar las proteínas conduce a   la amplia variedad de funciones  celulares que pueden realizar. Muy bien, ahora que hemos hablado de las  proteínas, regresemos para analizar cómo se   unen los diferentes tipos de células para llevar  a cabo una variedad de funciones en el organismo. Aquí es donde entra en juego  la especialización celular,   que es el proceso por el cual una célula adopta  una estructura y una función específicas. Para ayudarnos a entender mejor este concepto,   consideremos una analogía con el  cine en la que el cine es tu cuerpo. Están el taquillero, que maneja todo  el dinero; el vendedor de dulces,   que se encarga de las palomitas,  los refrescos y las golosinas,   e incluso el encargado de los boletos,  quien te dirige hacia la sala adecuada. En esta analogía, cada persona tiene  funciones específicas en su trabajo,   como el dinero, las palomitas o los boletos. Del mismo modo, el cuerpo también está  compuesto por células especializadas   con funciones específicas, como los glóbulos  rojos, que transportan el oxígeno en la sangre;   las células musculares, que se contraen y  se relajan, o incluso las células nerviosas,   que llevan los mensajes de señalización  sináptica por todo el cuerpo. ¿Recuerdas que antes te hablé de las  proteínas? Pues bien, la especialización   celular se basa en gran medida en las proteínas  que están presentes o ausentes en la célula. Es decir, hay una combinación única de proteínas   en una célula que determina las  funciones que puede llevar a cabo. Pero ninguna célula trabaja sola, porque  el trabajo en equipo hace la diferencia. Los grupos de células especializadas  que desempeñan funciones específicas   para el organismo se organizan en tejidos. Volviendo a nuestra analogía con el cine, hay  muchas personas dentro de cada departamento   que trabajan juntas para ayudar a que  el cine funcione de forma eficiente. Del mismo modo, nuestras células  especializadas trabajan juntas   como tejidos para ayudar al  funcionamiento del organismo. Los glóbulos rojos componen la sangre, un tejido   conectivo que mueve importantes  sustancias por todo el cuerpo. Las células musculares contribuyen  a formar el tejido muscular,   que ayuda al cuerpo a moverse, y las neuronas  o células nerviosas forman el tejido nervioso,   que ayuda al organismo a procesar la información. Entonces, ¿cuáles son las conclusiones  clave de la especialización celular? Número uno: La célula es la unidad fundamental de   la vida. Son la unidad estructural y  funcional más pequeña de un organismo. Número dos: Las proteínas ayudan a  llevar a cabo los procesos celulares. Número tres: Las células especializadas  desempeñan funciones específicas en los   organismos. Piensa en la analogía del cine,  donde cada empleado tiene su trabajo específico. Y número cuatro: Los grupos de  células especializadas forman   tejidos que llevan a cabo una o varias  funciones específicas para el organismo.