Si estás viendo este mensaje, significa que estamos teniendo problemas para cargar materiales externos en nuestro sitio.

If you're behind a web filter, please make sure that the domains *.kastatic.org and *.kasandbox.org are unblocked.

Contenido principal

Resumen: regulación génica en eucariontes

Cómo diferentes tipos de genes se expresan en diferentes tipos de células. El panorama de la regulación génica en eucariontes.

Puntos más importantes:

  • La regulación génica es el proceso que controla qué genes en el ADN de una célula se expresan (se utilizan para hacer un producto funcional como una proteína).
  • Diferentes células en un organismo multicelular pueden expresar grupos muy diversos de genes, aun cuando contienen el mismo ADN.
  • El grupo de genes expresados en una célula determina el grupo de proteínas y de ARN funcionales que contiene, y le da sus características únicas.
  • En los eucariontes como los humanos, la expresión de los genes involucra muchos pasos y su regulación puede ocurrir en cualquiera de ellos. Sin embargo, muchos genes se regulan principalmente en el nivel de la transcripción.

Introducción

Tu increíble cuerpo contiene centenares de diferentes tipos de células, desde células inmunes hasta células de la piel y neuronas. Casi todas tus células contienen el mismo grupo de instrucciones de ADN, entonces ¿por qué parecen tan diferentes y hacen trabajos tan distintos? La respuesta: ¡diferente regulación génica!

La regulación génica diferencia a las células

La regulación génica es la forma como una célula controla qué genes, de los muchos genes en su genoma, se "encienden" (expresan). Gracias a la regulación de los genes, cada tipo de célula en tu cuerpo tiene un conjunto diferente de genes activos, a pesar de que casi todas las células del cuerpo contienen exactamente el mismo ADN. Estos diferentes patrones de expresión génica causan que tus diversos tipos de células tengan diferentes conjuntos de proteínas, lo que hace que cada tipo de célula sea exclusivamente especializada para hacer su trabajo.
Por ejemplo, una de las funciones del hígado es eliminar las sustancias tóxicas como el alcohol de la sangre. Para ello, las células del hígado expresan genes que codifican las subunidades (piezas) de una enzima llamada alcohol deshidrogenasa. Esta enzima descompone al alcohol en una molécula no tóxica. Las neuronas en el cerebro de una persona no eliminan las toxinas del cuerpo, así que mantienen estos genes sin expresar, o "apagados". Del mismo modo, las células del hígado no envían señales utilizando neurotransmisores, así que mantienen los genes neurotransmisores apagados.
Hay muchos otros genes que se expresan diferentemente entre las células del hígado y las neuronas (o cualesquiera dos tipos de células en un organismo multicelular como tú).

¿Cómo "deciden" las células cuáles genes activar?

¡Esa es una pregunta difícil! Muchos factores pueden afectar qué genes expresa una célula. Diversos tipos de células expresan diversos grupos de genes, como vimos anteriormente. Sin embargo, dos diferentes células del mismo tipo también pueden tener diferentes patrones de la expresión de un gen, según su ambiente y su estado interno.
En general, podemos decir que el patrón de la expresión génica de una célula lo determina la información tanto del interior como el exterior de la célula.
  • Ejemplos de información del interior de la célula: las proteínas que heredó de su célula madre, si su ADN está dañado y cuánto ATP tiene.
  • Ejemplos de información del exterior de la célula: señales químicas de otras células, señales mecánicas de la matriz extracelular y niveles de nutrientes.
¿Cómo ayudan estas señales a que una célula “ decida” qué genes expresar? Las células no toman decisiones como lo hacemos tú o yo, tienen vías moleculares que convierten la información –tal como la unión de una señal química a su receptor– en un cambio en la expresión del gen.
Como ejemplo, consideremos cómo las células responden a los factores de crecimiento. Un factor de crecimiento es una señal química de una célula vecina que instruye a una célula objetivo crecer y dividirse. Podríamos decir que la célula “nota” al factor de crecimiento y “decide” dividirse, pero ¿cómo ocurren realmente estos procesos?
  • La célula detecta el factor de crecimiento a través de la fijación del factor de crecimiento a una proteína receptora en la superficie de la célula.
  • La unión del factor de crecimiento causa que el receptor cambie de forma, lo que acciona una serie de eventos químicos en la célula que activa las proteínas llamadas factores de transcripción.
  • Los factores de transcripción se fijan a ciertas secuencias de ADN en el núcleo y causan la transcripción de los genes relacionados con la división celular.
  • Los productos de estos genes son varios tipos de proteína que hacen que la célula se divida (promueven el crecimiento de la célula y/o hacen que la célula avance en el ciclo celular).
Este es solo un ejemplo de cómo una célula puede convertir una fuente de información en un cambio en la expresión de un gen. Hay muchos otros, y actualmente entender la lógica de la regulación génica es un área de investigación en curso en la biología.
La señalización del factor de crecimiento es compleja e implica la activación de muchos objetivos, que incluyen proteínas de factores de transcripción y de factores que no son de transcripción. Puedes aprender más sobre cómo funciona la señalización del factor de crecimiento en el artículo sobre la transducción de la señal intracelular.

La expresión génica eucarionte puede regularse en muchas etapas

En los artículos que siguen, examinaremos diversas formas de regulación génica en eucariontes. Es decir, veremos cómo puede controlarse la expresión de genes en eucariontes (¡como nosotros!) en varias etapas, desde la disponibilidad del ADN, hasta la producción de ARNm, y la traducción y procesamiento de proteínas.
La expresión génica en eucariontes implica muchos pasos y casi todos pueden regularse. Diferentes genes se regulan en diferentes puntos y no es poco frecuente que un gen (particularmente uno importante o poderoso) sea regulado en múltiples pasos.
  • Accesibilidad de la cromatina. La estructura de la cromatina (ADN y sus proteínas de organización) puede regularse. La cromatina más abierta o “relajada” hace a un gen más disponible para la transcripción.
  • Transcripción. La transcripción es un punto regulador clave para muchos genes. Grupos de proteínas del factor de transcripción se fijan a secuencias específicas del ADN en o cerca de un gen y promueven o reprimen su transcripción en un ARN.
  • Procesamiento del ARN. El proceso de corte y empalme, la adición del casquete y la adición de un cola poli-A a una molécula de ARN pueden regularse, así como la salida del núcleo. Se pueden producir diferentes ARNm del mismo pre-ARNm por el proceso de empalme alternativo.
Imagen basada en diagramas similares de Reece et al. 1 y Purves et al. 2
  • Estabilidad del ARN. El curso de vida de una molécula de ARNm en el citosol afecta cuántas proteínas pueden hacerse de ella. Pequeños ARN reguladores llamados miARN pueden unirse a ARNm objetivos y hacer que se corten en pedacitos.
  • Traducción. La traducción de un ARNm puede aumentarse o inhibirse por los reguladores. Por ejemplo, los miARN a veces bloquean la traducción de sus ARNm objetivos (en lugar de hacer que se corten en pedacitos).
  • La actividad de la proteína. Las proteínas pueden someterse a una variedad de modificaciones, tales como ser cortadas o etiquetadas con grupos químicos. Estas modificaciones pueden ser reguladas y pueden afectar la actividad o el comportamiento de la proteína.
Aunque todas las etapas de la expresión génica pueden ser reguladas, el principal punto de control para muchos genes es la transcripción. Fases posteriores de la regulación a menudo refinan los patrones de la expresión del gen que fueron “aproximados” durante la transcripción.
Para aprender más, véase los artículos sobre factores de transcripción y regulación posterior a la transcripción.

Regulación génica y diferencias entre especies

Las diferencias en la regulación génica hacen que la estructura y función de los diferentes tipos de células de un organismo multicelular (tal como tú mismo), sean únicas. Si tomamos un poco de distancia, la regulación de genes también puede ayudar a explicar algunas de las diferencias en la forma y función entre diferentes especies con secuencias de genes relativamente similares.
Por ejemplo, los seres humanos y los chimpancés tienen genomas que son aproximadamente 98.8% idénticos a nivel de ADN. Las secuencias codificantes de proteínas de algunos genes son diferentes entre los humanos y los chimpancés, lo que contribuye a las diferencias entre las especies. Sin embargo, los investigadores también creen que los cambios en la regulación de genes juegan un papel importante en hacer a los seres humanos y a los chimpancés diferentes entre sí. Por ejemplo, algunas regiones de ADN presentes en el genoma de chimpancé, pero que faltan en el genoma humano contienen secuencias de regulación génica conocidas que controlan cuándo, dónde o con qué fuerza se expresa un gen3.

¿Quieres unirte a la conversación?

¿Sabes inglés? Haz clic aquí para ver más discusiones en el sitio en inglés de Khan Academy.