If you're seeing this message, it means we're having trouble loading external resources on our website.

Si estás detrás de un filtro de páginas web, por favor asegúrate de que los dominios *.kastatic.org y *.kasandbox.org estén desbloqueados.

Contenido principal
Tiempo actual: 0:00Duración total:4:04

Transcripción del video

Ya hemos hablado sobre varios tipos de sólidos.  Hemos hablado de sólidos iónicos que se forman   cuando tenemos iones que se atraen entre sí y  forman estas estructuras reticulares. Hablamos   de sólidos metálicos y los vimos como iones  positivos en un mar de electrones cargados   negativamente. Y también hemos visto sólidos  moleculares que se forman a partir de moléculas   individuales que se atraen entre sí por fuerzas  intermoleculares. Ahora, la diferencia con los   sólidos de red covalente es que éstos son redes  enteras formadas por enlaces covalentes. Lo que   vemos aquí, por ejemplo, es carburo de silicio,  una red de silicio y carbonos. Algunos de ustedes   podrían pensar "¿No hemos visto antes enlaces  covalentes involucrados en un sólido, por ejemplo,   en sólidos moleculares?" Y este de aquí es un  ejemplo de sólido molecular que estudiamos en   ese video. Tenemos las moléculas que están  formadas por átomos unidos con enlaces covalentes,   pero la razón por la que forman un sólido es  porque las moléculas se atraen entre sí por medio   de fuerzas intermoleculares. Y si quisiéramos  fundir este sólido molecular tendríamos que   superar estas fuerzas intermoleculares.  Entonces en un sólido de red covalente,   el sólido en gran medida está formado por estos  enlaces covalentes, y si quisiéramos fundir esto   de alguna manera tendríamos que superar estos  enlaces covalentes que, en general, son más   fuertes que estas fuerzas intermoleculares.  Así que pueden imaginar que los sólidos de   red covalente tendrán puntos de fusión más altos.  Tampoco vemos un mar de electrones aquí, entonces,   a diferencia de los sólidos metálicos, los  sólidos de red covalente no serán buenos   conductores de electricidad. Pero sólo para  entender este punto un poco más claramente,   echemos un vistazo a algunos sólidos de  red covalente. Pueden reconocer que aquí   a la izquierda tenemos un diamante. Un  diamante es un montón de carbonos unidos   entre sí por enlaces covalentes y esta es la  estructura de cómo están unidos estos carbonos,   y como ya sabrán el diamante es el sólido más  duro que conocemos. Estos enlaces covalentes,   por la forma en que están estructurados, pueden  requerir mucho estrés, muchos empujones y tirones;   es muy difícil romperlo. Ahora, lo interesante es  que el mismo carbono puede formar diferentes tipos   de sólidos de red covalente. Por ejemplo, esto  de aquí es grafito, y el grafito es algo con lo   que probablemente estamos bastante familiarizados:  cuando escribimos con un lápiz básicamente estamos   raspando grafito en un pedazo de papel. Y es  así como se ve el grafito, como láminas de redes   covalentes, y estas láminas se atraen entre sí  mediante fuerzas intermoleculares, y es por eso   que es fácil rasparlo, ya que estas hojas pueden  deslizarse entre sí. Pero si realmente quisiéramos   fundir grafito tendríamos que romper estos enlaces  covalentes. Y podemos imaginar que para superar   los enlaces covalentes y fundir el diamante o el  grafito se necesita una temperatura muy, muy alta.   El grafito, por ejemplo, se sublima a 3,642°C, el  carburo de silicio que vimos al principio de este   video se descompone a 2,830°C. Esto de aquí es una  imagen de cuarzo, que es una forma muy común de   dióxido de silicio, otro sólido de red covalente,  y tiene un punto de fusión de 1,722°C. Entonces,   la gran conclusión sobre los últimos videos es que  hay muchas maneras diferentes de formar un sólido:   puede ser con iones, puede ser con metales,  puede ser con moléculas que se atraen entre sí,   con fuerzas intermoleculares o puede ser una  red de átomos formados con enlaces covalentes.
AP® es una marca registrada de College Board, que no ha revisado este recurso.