Si estás viendo este mensaje, significa que estamos teniendo problemas para cargar materiales externos en nuestro sitio.

If you're behind a web filter, please make sure that the domains *.kastatic.org and *.kasandbox.org are unblocked.

Contenido principal

La estructura y función esqueléticas

Creado por Tracy Kim Kovach.

¿Quieres unirte a la conversación?

¿Sabes inglés? Haz clic aquí para ver más discusiones en el sitio en inglés de Khan Academy.

Transcripción del video

En este video vamos a hablar de la estructura  esquelética y de la función de los esqueletos,   y específicamente, de los esqueletos humanos,  que es lo que nos interesa. Pero antes de   hablar de esqueletos humanos, hablemos de  los esqueletos de los artrópodos o insectos. Entonces aquí voy a dibujar una pequeña  catarina… y, como la catarina, es un artrópodo,   tiene un exoesqueleto. EXO y la palabra  “exoesqueleto” nos indican que este esqueleto   está por fuera de la catarina. "EXO" viene  del griego y significa “fuera de” o “externo”. Los seres humanos, en cambio, somos  vertebrados y tenemos esta asombrosa   red de huesos dentro de nuestro cuerpo, que  se denomina endoesqueleto. “ENDO” también   viene del griego y significa  “adentro” o “en el interior”,   en referencia a la ubicación del esqueleto, que  está dentro del cuerpo en lugar de fuera de este. En los seres humanos, el endoesqueleto se  encarga de diversas funciones muy importantes.   La primera es que sostiene nuestro cuerpo  y proporciona un marco para el movimiento. ¿Qué significa eso? Que nuestro cuerpo  está sostenido por esa red de huesos   que nos permite sentarnos y pararnos, y  proporciona una estructura a nuestro cuerpo. Luego las extremidades de nuestro cuerpo  en particular y distintas articulaciones   del cuerpo proporcionan un marco para  el movimiento que nos permite correr,   patear una pelota de fútbol,  escribir en un teclado. Otra función importante de nuestro esqueleto  es que protege los órganos vitales. Así que,   si miras el cráneo, por ejemplo, verás que  contiene el cerebro y la caja torácica,   por su parte, protege el corazón,  los pulmones y otros órganos. La tercera función de nuestro  esqueleto es llevar a cabo diversas   funciones fisiológicas en el cuerpo, como el  almacenamiento de calcio y la hematopoyesis:   así se llama a la producción de todos los  componentes celulares dentro de nuestra sangre. La sangre está formada por muchos componentes  diferentes: plasma, proteínas entre otras cosas. Todos los componentes celulares de la  sangre, que son los glóbulos rojos,   los glóbulos blancos y las plaquetas,  se forman dentro de la médula ósea. Esas son las funciones principales de  los huesos que forman nuestro esqueleto. Ahora, una forma de clasificar  los huesos es diferenciar los   que forman el esqueleto axial y los  que forman el esqueleto apendicular. El esqueleto axial está formado por el cráneo,   la caja torácica y la columna vertebral.  Este es el esqueleto axial que forma   una especie de eje en nuestro cuerpo;  justo en el centro, por la línea media. Los huesos de las extremidades anteriores y la  pelvis forman el esqueleto apendicular. Hay cuatro   apéndices que forman el esqueleto apendicular, que  está unido a nuestro esqueleto central o axial. Otro sistema de clasificación para los huesos del   esqueleto es la diferencia entre  huesos planos y huesos largos. ¿Qué son los huesos planos? Algunos  ejemplos de huesos planos son los   huesos que forman el cráneo, los diferentes  huesos que forman las costillas y también   los huesos de la pelvis. El término  “plano” describe la forma del hueso. Estos huesos están formados por un hueso  esponjoso en el interior y una capa externa   de hueso compacto. Entonces hay hueso esponjoso  dentro de una cubierta externa de hueso compacto. Los huesos planos sirven principalmente   para proteger los órganos y sirven  como sitio para la hematopoyesis. Por el otro lado están los huesos largos.  Algunos ejemplos serían el húmero en la   parte superior del brazo o el fémur  en la parte inferior de la pierna.   Si dibujo un hueso largo aquí, hay varios  términos con los que debes familiarizarte   para referirte a diferentes partes del hueso  largo. La parte larga que está en el medio   se llama diáfisis y los extremos de  un hueso largo se llaman epífisis. Hay una pequeña área del hueso entre los  dos, entre la diáfisis y la epífisis,   que se llama metáfisis. Y la metáfisis  contiene la “placa de crecimiento”,   que está presente en los  huesos largos de los niños. Estos huesos largos se componen de hueso  esponjoso con una capa externa de hueso   compacto, al igual que los huesos planos, y como  dijimos antes, estos huesos largos son los que   proporcionan un marco para moverse, y también  sirven como un sitio para la hematopoyesis. Y hablando de hematopoyesis, ¿dónde ocurre  exactamente? Dije antes que ocurre en la   médula ósea que está dentro de los huesos.  Y hay dos tipos diferentes de médula ósea:   la médula ósea roja y la médula ósea amarilla. La médula ósea roja sirve como  el sitio principal donde se   produce la hematopoyesis. Eso tiene  sentido porque los glóbulos rojos de   la hematopoyesis hacen que la médula  ósea se vea roja a simple vista. Así  puedes recordar que la médula ósea roja es la  de la sangre o hematopoyesis. Y, normalmente,   puedes encontrar médula ósea roja dentro de huesos  planos y en las epífisis de los huesos largos. En cambio, la médula ósea amarilla,  es principalmente un sitio para el   almacenamiento de grasa formada por células  grasas que se llaman adipocitos. Generalmente   puedes encontrar médula ósea amarilla  dentro de la diáfisis de los huesos largos.